Sarcopenia


La sarcopenia es una pérdida involuntaria de masa y fuerza del músculo esquelético relacionada con la edad. Comienza ya en la cuarta década de la vida y la evidencia sugiere que la masa del músculo esquelético y la fuerza del músculo esquelético disminuyen de manera lineal. Dado que la masa muscular representa hasta el 60% de la masa corporal, los cambios patológicos en este importante tejido metabólicamente activo pueden tener profundas consecuencias en el adulto mayor. Estas consecuencias suelen ser graves, ya que la fuerza y ??el deterioro funcional asociados con la sarcopenia pueden, a su vez, contribuir a una serie de resultados de salud adversos, incluida la pérdida de función, discapacidad y fragilidad.

Fibras musculares tipo I y II

El músculo esquelético consta de dos tipos de fibras. El tipo II (fibras rápidas) tiene un potencial glucolítico más alto, menor capacidad oxidativa y una respuesta más rápida en comparación con el tipo I (fibras lentas). El tipo I se conoce como fibras resistentes a la fatiga, debido a su mayor densidad de mitocondrias, capilares y contenido de mioglobina. La mayoría de los músculos constan de ambos tipos de fibras, excepto los músculos posturales, que constan únicamente de fibras de tipo I. Durante la actividad lenta y de baja intensidad, la mayor parte de la fuerza generada proviene de las fibras de tipo I, mientras que en el ejercicio de alta intensidad la fuerza proviene de ambas. Con la edad, la atrofia afecta principalmente a las fibras de tipo II. La debilidad muscular resultante es consecuencia de la degradación de las miofibrillas. Por el contrario, la pérdida de resistencia es el resultado de la descomposición de las mitocondrias a través de la autofagia.

Cambios musculares con el envejecimiento

Los cambios fisiológicos y morfológicos en el músculo esquelético con el avance de la edad se caracterizan por una disminución general en el tamaño y el número de fibras del músculo esquelético, principalmente las fibras musculares de tipo II o de contracción rápida, y una infiltración marcada de tejido fibroso y adiposo en el músculo esquelético. Además, las células satélite, las células precursoras del músculo esquelético que residen en un estado inactivo en asociación con las miofibrillas, probablemente también experimenten cambios importantes relacionados con el envejecimiento. Estas células satélites se activan y comienzan el proceso de reparación y regeneración del músculo esquelético en respuesta al estrés del uso muscular intenso oa través de eventos traumáticos como una lesión. En el músculo esquelético de los adultos mayores, el contenido de células satélite se reduce, más específicamente en las fibras del músculo esquelético tipo II.

Hay muchas causas de sarcopenia: diferentes pacientes tienen diferentes causas y, a menudo, más de una causa. La sarcopenia puede ser inducida por enfermedades crónicas, resistencia a la insulina, mala nutrición, mal funcionamiento del sistema endocrino y tratamiento del cáncer.

Diagnóstico

Existen múltiples técnicas disponibles para medir la masa muscular que van desde la composición química (potasio / nitrógeno corporal total) hasta imágenes (tomografía computarizada (TC), imágenes por resonancia magnética (IRM) y absorciometría de rayos X de energía dual (DXA a métodos menos desafiantes desde el punto de vista técnico, como análisis de impedancia bioeléctrica (BIA), antropometría o pesaje hidrostático. La DXA es una absorciometría de rayos X de energía dual que se utiliza para medir la densidad ósea en controles comunes de osteoporosis. Aquí se utiliza para estimar la masa corporal en las extremidades. La disponibilidad y el gasto son factores a la hora de elegir una técnica de diagnóstico; en la práctica clínica, los médicos utilizan con mayor frecuencia DXA. No existe un marcador biológico definitivo de sarcopenia, pero hay varios marcadores que están asociados con ella, incluidas adipocinas, citocinas, antioxidantes, evidencia de daño oxidativo y apoptosis.

La pérdida de masa muscular en el contexto de la obesidad se conoce como obesidad sarcopénica. La dinapenia no es lo mismo que la sarcopenia. La dinapenia se refiere a la pérdida de fuerza muscular en personas mayores que no es causada por una enfermedad neurológica o muscular y no está necesariamente relacionada con una pérdida de masa muscular.

Prevención

Los adultos mayores que practican actividad física y se adhieren a una dieta saludable tienden a tener un impacto positivo en la disfunción de las células satélite, el deterioro de la unión neuromuscular y la biogénesis mitocondrial. Los expertos también recomiendan que se tomen medidas de masa muscular, fuerza muscular y / o rendimiento funcional para muchas personas y que se recopilen los resultados. Esta acumulación de datos poblacionales ayudará a facilitar la operacionalización y validación de una metodología de cribado de diagnóstico de sarcopenia que se puede utilizar en ensayos clínicos e integrar en la práctica de la medicina geriátrica. Un ejemplo sería la correlación de la velocidad al caminar con la pérdida de masa muscular.

Tratamiento y medicamentos potenciales

A medida que la dieta cambia con la edad, las personas mayores a menudo consumen menos proteínas, vitamina D y ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga, cuyas deficiencias se han relacionado con una función muscular disminuida. Una posible solución a la sarcopenia radica en la suplementación con vitamina D, que se ha demostrado que aumenta la fuerza y ??el rendimiento muscular. La actividad física puede prevenir y potencialmente revertir la sarcopenia. Si bien la pérdida de fuerza y ??resistencia ocurre a lo largo de la edad, el entrenamiento ayuda a los músculos a satisfacer las demandas de una mayor actividad mediante una mayor producción de proteínas enzimáticas, densidad capilar para una mayor demanda metabólica muscular y producción de proteínas contráctiles para permitir una mayor tensión de contracción.

Las contracciones de estiramiento-acortamiento de alta intensidad parecen ser beneficiosas para ralentizar o revertir la progresión de la sarcopenia. Este tipo de ejercicio de resistencia es familiar para la mayoría de los terapeutas y entrenadores de ejercicios.

No se han aprobado medicamentos para la sarcopenia, pero algunos están en desarrollo. Un agente similar a la grelina, capromorelin, que apoya en el aumento de la masa magra, cómo caminar en tándem y subir escaleras en individuos sarcopénicos de edad avanzada. Receptores selectivos de andrógenos moduladores, como enobosarm, han mostrado efectos similares. Un anticuerpo del receptor de activina II, bimagrumab, también aumentó la fuerza del cuádriceps y el rendimiento físico. Un fármaco cardiológico, el perindopril, mejoró la distancia recorrida en las personas mayores. Activadores de troponina muscular, como tirasemtiv, aumentó la respuesta a la entrada de neuronas motoras, aumentó la potencia muscular y mejoró la fatiga muscular. Finalmente, la glitazona, un antidiabético oral, también podría tener posibles efectos anabólicos en el tejido muscular.